La alfombra de trapillo que no quiero que hagas

Has leído bien, NO QUIERO QUE LA HAGAS.

Y no es que con el año nuevo me haya vuelto «mu saboría» como dirían en mi pueblo, es que te aprecio y no quiero que sufras lo que sufrí yo. Puedo decir que de todos los proyectos que he hecho, este ha sido el único que ha estado a punto de acabar con mi «Santa Pazienzia».

Llevaba mucho tiempo queriendo hacer una alfombra así desde que vi algunas en Pinterest y el día que encontré la malla antideslizante en una mercería me puse súper contenta. Tan contenta que me llevé un retal de 1 metro por 60cm que tenían por allí.

En fin, que ahí me puse yo la mar de ilusionada a calcular el dibujo, la medida, que estuviese centrado, etc. Y una vez que estaba todo bien planteado empecé a cortar tiras y a hacer nuditos. No hizo falta demasiado tiempo después de empezar cuando me di cuenta de que eso no iba a ser cosa de dos días.



Perdí la cuenta de las horas, los días, las semanas que tardé en acabarla, teniendo en cuenta que le tenía una cierta manía y que la cogía a ratos. Pero todo lo que se empieza hay que acabarlo y esta no iba a ser la causante de tener que cambiarle el nombre al blog!

No voy a mentirte, la idea inicial era que toda la alfombra iba a ser de nudos, tanto el corazón como el resto de la superficie, pero una vez acabado el dibujo y ver que quedaban muchísimos cuadradillos que anudar busqué otra opción.

Lo que hice fue, como puedes ver, dejar el centro con el corazón peludo y el resto ir entrelazando tiras largas de trapillo entre la malla. ¡Qué bien, más fácil y rápido! (eso pensé, ingenua de mí) Pues no, resulta que como la malla es antideslizante el trapillo no resbala fácilmente y es un horror!

Y yo pensaba:  todo esto por hacer un tutoríal para el blog que a lo mejor no ve ni Perry!


Espero que no sea así porque si aún después de leer todo esto, de mis advertencias y consejos, tú eres igual de cabezota que yo y conforme la estás viendo se te está antojando hacer, te dejo el tutorial para que me cuentes luego si tenía razón o no.

 

Tutorial Alfombra de trapillo con base antideslizante

Necesitas:

Malla antideslizante (de la medida que quieras)
Trapillo de dos colores
Tijeras
Y una Santa Pazienzia

Vamos al lío

Dobla la malla por la mitad para que el dibujo quede centrado. Calcula los puntos claves y márcalos. 

Ahora ponte a cortar tiras de trapillo de unos 20cm (muchas) para ir anudando. Empieza por el contorno del corazón. Doblas la tira por la mitad y la anudas de esta forma.

Te aconsejo hacerlo un cuadradito sí, uno no para no dejarte los dedos ahí.

Una vez que tienes el contorno listo toca rellenar el dibujo. Para ello hazlo por filas e intercalando los cuadrados donde anudas para tener suficiente espacio.

El maravilloso día en que terminas el corazón tienes que decidir si te quedas con eso y recortas el sobrante de malla o le hechas valor y sigues con el resto.

Lo que queda es muy fácil, simplemente ve entrelazando el trapillo cada 4 o 5 cuadrados por filas. Si quieres dejarle unos flecos en los extremos como he hecho yo calcula el trapillo antes de empezar a tejer.

Ahora sí lo has conseguido! esto se merece una celebración!!!!!!

Y aquí el listo de mi casa no perdió el tiempo de adueñársela en cuanto la alfombra tocó el suelo.

Qué me dices, ¿te vas a atrever? Eso lo tengo que ver así que por favor, ENSÉÑAMELA!
Puedes hacerlo a través del mail o por un mensaje de Facebook. Y recuerda que si no quieres perderte nada de lo que pasa por aquí puedes suscribirte por mail pinchando en la foto de abajo.